El individuo en el mundo del coronavirus: miedo, aislamiento, incertidumbre, impacto económico.

Hay una opinion!


  1. Elida Casas dice:

    MEDIO AMBIENTE Y PANDEMIA-
    Donald Winnicott nunca deja de considerar la importancia del medio ambiente aún desde el inicio de la vida. “No existe algo llamado bebé, sino el bebé y su madre”. Me interesa destacar la necesidad que sintieron los terapeutas para seguir siendo aún en cuarentena, haciendo uso de las herramientas virtuales. Nuevas formas de llegarle al otro a través de la pantalla, con variaciones para cada paciente. Mediante este medio algo esencial se salvó: la continuidad del vínculo. Hubo dificultades, el uso de la pantalla produce stress y cansancio. Allí donde hay una necesidad, se coloca el terapeuta. Son dos situaciones como al inicio de la vida, el bebé sale del útero al mundo y allí está la madre: pecho-pezón- brazos que acunan y que cumple su deseo en forma ¨suficientemente buena¨. Siempre que haya uno para dar y otro para recibir, lo esencial esta salvado. Cuando Winnicott escribió en 1940 la Carta N°3 a la Dra. Kate Friedlander (El Gesto espontáneo- Cartas escogidas D.W.Winnicott- Paidós, pág. 50), Inglaterra sufría la Segunda Guerra Mundial. Londres estaba por ser bombardeada, los edificios transformados en escombros, niños separados de sus familias y llevados a Hogares Granjas, lejos de las bombas. Situación que si bien provocó serios derrumbes emocionales, permitió a Winnicott investigar acerca de la deprivación y la tendencia antisocial. Uruguay, con tres millones de habitantes, dos millones de ellos en la capital- Montevideo, se encuentra en situación de emergencia sanitaria por el Covid- 19 desde el 13 de Marzo de 2020. Desde el 1° de Marzo, luego de 15 años de gobierno de izquierda, asume el nuevo gobierno y se enfrenta al desafío de salvar la salud, la educación y la economía del país. La incertidumbre no cesa, también a nivel económico, los seguros de desempleo, “quédense en sus casas”, distanciamiento social, cierres de fronteras y de Escuelas, Liceos, Universidades. Toma medidas inmediatas, aislamiento preventivo, cierre de espacios públicos y educativos, culturales, corredores sanitarios, nuevos protocolos de salud. Sacudón para las familias, convivencias que asfixian. Aparece la solidaridad y las medidas paliativas, ollas populares, entre otros. El mundo entero atraviesa una realidad, que desmantela sus políticas sociales y estrategias sanitarias, vemos que algunos países tienen mayor índice mortalidad que otros. D. Winnicott, no es débil al responderle a Kate Friedlander sobre su pregunta respecto a: ¨¿Cómo la gente común reacciona frente a la guerra ?¨ Le contesta que no tiene nada de nuevo que la gente sostenga opiniones… pero con respecto a que no sea capaz de debatirlas, lo vincula a la incertidumbre que produce la guerra , y agrega ” a mayor incertidumbre mayor necesidad de control “…se oscila entre la angustia ,el miedo a la muerte, la locura y la negación. En pág. 51: “Estos individuos no pueden entablar una discusión porque, por temor a la incertidumbre y a la ignorancia, ya han hecho la última de las consultas posibles: han consultado a Dios”. ¨Más allá está la amenaza de la depresión o la locura, vale decir, del control mecánico o el caos” …”cuando la angustia es grande, sus características mágicas se incrementan y se vuelven dioses después de haberle consultado a DIOS¨ ¿La historia se repite? Asistimos a un enemigo invisible. La negación y la angustia debilita la capacidad de pensar, surgen nuevos dioses contemporáneos.

    Elida Casas


Comparte tu opinión

Publicaremos tu mensaje a la brevedad

Tu email no se mostrará!